Naturalment Salut Centre
626 45 27 95

La homeopatía, una terapéutica útil para tratar los trastornos del sueño de niños y adultos

La homeopatía, una terapéutica útil para tratar los trastornos del sueño de niños y adultos

Uno de cada tres españoles padece algún tipo de afección asociada a las alteraciones del sueño y hasta un 20% de los niños tiene dificultades para dormir

25/03/2013 | VADEMECUM ESPECIALIDADES
La homeopatía, una terapéutica útil para tratar los trastornos del sueño de niños y adultos 

Uno de cada tres españoles padece algún tipo de afección asociada a las alteraciones del sueño y hasta un 20% de los niños tiene dificultades para dormir

 
Como consecuencia del actual estilo de vida y el incremento del nivel de estrés entre la población, ha aumentado el número de personas que sufre alguna dificultad para dormir. En este momento, se trata de uno de los problemas más comunes, ya que uno de cada tres españoles padece alguna alteración, como reducción de la duración del sueño o insomnio. Incluso, hasta un 20% de los menores tiene dificultad para dormir y despertares nocturnos durante la infancia. Para combatirlos, tanto en niños como en adultos, la homeopatía puede ayudar a modular la respuesta natural del organismo, por lo que se convierte en una opción terapéutica de gran utilidad.

Como explica el doctor Gualberto Díaz, médico especialista en medicina familiar y comunitaria, director médico de BOIRON y médico homeópata: “La homeopatía no sólo ayuda a tratar el problema del sueño en sí mismo, sino que también es eficaz para el abordaje de los trastornos asociados, como el estrés o la tensión emocional que a menudo se esconden tras ese problema de sueño. La reducción del tiempo de sueño o despertar con sensación de no haber descansado, conlleva la aparición de síntomas diurnos como el cansancio o la falta de concentración que interfieren en nuestras actividades diarias”.
 
De hecho, alrededor del 40% de los españoles que ha utilizado o utiliza algún medicamento homeopático lo emplea para el tratamiento del insomnio, el estrés y la ansiedad. Además, un 78% de los usuarios señala la ausencia de efectos secundarios relevantes descritos como el principal motivo de utilización de la homeopatía, seguido por la eficacia y porque pueden tomarse durante el embarazo o cuando se tiene limitado el uso de otros medicamentos. De hecho, los tratamientos homeopáticos no causan ni dependencia física ni somnolencia residual al día siguiente, por lo que no reducen la capacidad de concentración ni el rendimiento intelectual.

Como manifiesta el Dr. Díaz, “Los trastornos del sueño suelen aparecer ante determinadas situaciones, ya sea por hábitos inadecuados, estrés o como síntoma de una enfermedad. Por eso, es importante detectar las causas y los posibles factores que originan la alteración del sueño. Éste es uno de los elementos clave en la consulta, ya que es fundamental realizar un diagnóstico diferencial durante la entrevista clínica para valorar el origen de estos trastornos y así prescribir un tratamiento adecuado, que con la homeopatía además será más personalizado”.
 
Y es que el sueño es un proceso básico y necesario para cualquier persona ya que, mientras se duerme, se regenera el organismo, se recupera la energía necesaria para afrontar las actividades cotidianas y nos permite mantener la capacidad de concentración y coordinación.
 
Decálogo con prácticas recomendables para mejorar la calidad del sueño:
1. Establecer horarios regulares con tiempos fijos para acostarse y levantarse. Así, se mantendrá estable el ciclo de sueño natural que necesita el cuerpo.
2. Evitar cenas copiosas y no acostarse inmediatamente después, ya que es aconsejable dejar un margen de tiempo para que el organismo pueda realizar el proceso digestivo.
3. No tomar bebidas estimulantes durante las cuatro horas previas a irse a dormir. No abusar tampoco del alcohol, pues puede provocar despertares nocturnos y abatimiento a la mañana siguiente.
4. No consumir tabaco antes de irse a la cama.
5. Tener el dormitorio ventilado, a una temperatura adecuada y aislado de ruidos y luz. Utilizar un colchón confortable y una almohada no demasiado alta.
6. Adquirir una rutina placentera y de relax antes de acostarse. Puede ser útil tomar un baño tibio, leer o escuchar música relajante.
7. Utilizar ropa cómoda para dormir y tratar de adoptar una postura confortable.
8. En caso de dificultad para conciliar el sueño o si se producen despertares nocturnos, consulte sobre cómo la homeopatía puede ayudarle.
9. Tratar de no forzar el sueño. Si no se logra dormir de manera natural, es preferible practicar alguna actividad relajante.
10. Evitar realizar ejercicio físico justo antes de acostarse. Aunque la práctica deportiva favorece el descanso y el bienestar, el efecto inmediatamente posterior es activador. Por eso conviene que la práctica deportiva se realice tres o cuatro horas antes de ir a dormir.
 

 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat